Quiénes Somos

Alimentos Enrique Monroy S.A., es una empresa consciente de su rol social, y como tal procura que sus clientes estén enterados de la calidad de los alimentos que fabrica. Para ello entrega recomendaciones a sus consumidores, las que están basadas parcialmente en las recomendaciones del MINSAL.

Los consumidores responsables realizan compras conscientes de alimentos, lo que se significa que:

Planifican su alimentación y la de su familia, comiendo los alimentos según su calidad y relación con la salud.

Manejan la pirámide de los alimentos y saben aplicarlas a recetas de cocina, permitiendo que su alimentación sea sana y saludable.

Privilegia aquellos que son nutritivos, económicos y no perjudican el medio ambiente.

Está consciente que la alimentación es fundamental para la estabilidad física y psicológica y que, para ello, debe tener una educación desde la infancia sobre los alimentos que deben consumirse, y lo más importante, sobre cómo debe de hacerse ese consumo.

Planifica la compra de alimentos, generando una lista de compras de alimentos, conforme a criterios nutricionales, de temporada, económicas y saludables, además de considerar su metabolismo y el de su familia.

 

Durante la compra de alimentos, lea las etiquetas de cada envase, la información nutricional, los descriptores nutricionales y cualquier otro dato contenido en el envase que permite seleccionar los productos de su lista de compras.

Conoce y procura respetar las diversas recomendaciones sobre alimentación y nutrición, que emite el Ministerio  de Salud y organismos internacionales de reconocido prestigio.

Reconoce las necesidades nutricionales en las diferentes edades por las que pasa una persona, desde la mujer embarazada hasta el/la adulto mayor.

Añade grasas buenas (monoinsaturadas, poliinsaturadas y omega-3) a los alimentos naturales bajos en grasa que consuma habitualmente. Por ejemplo, añada aceite de oliva a sus ensaladas.

Prefiere tener varias comidas (cinco) durante el día, para mantener compensada la ingestión de energía y no excederse en las comidas.

En condiciones normales, consume tres vasos de leche diariamente, o los reemplaza por las correspondientes porciones de lácteos que igualmente compensan sus nutrientes.

Sabe mantener la higiene de los alimentos, para no correr riesgos de contaminación y enfermedades digestivas, así protege su salud y la de su familia.

empresa2